• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

sábado, 10 de noviembre de 2012

Campaña de oración por la Evangelización del mundo


La Congregación para la Evangelización de los Pueblos y las Obras Misionales Pontificias (OMP), dependientes de este dicasterio vaticano, han lanzado en el Año de la Fe, una Campaña Mundial de Oración del Rosario Misionero, con una página web en la que se informa y anima a unirse a esta iniciativa.
La página ayuda a comprender el por qué de una campaña de oración en este momento, en el que el Santo Padre llama a la Nueva Evangelización, una disposición aparentemente más activa que contemplativa. Benedicto XVI sabe que sin oración no hay vida. La oración da luz para reconocer nuestra pequeñez ante la magnitud de nuestro quehacer, y nos pone en actitud de suplicar la ayuda divina antes de ponernos en camino.
Más aún, el Rosario Misionero, que permite hacer un recorrido espiritual por los cinco continentes, ha sido la herramienta secreta de muchos misioneros, y sigue siendo la oración preferida de quienes ponen bajo la protección de la Reina de las Misiones, el mandato misionero de su Hijo.

Durante la audiencia que el Santo Padre concedió a los directores nacionales de OMP, en la conclusión de su Asamblea anual, el Papa expresó su deseo de que esta campaña mundial “a través de la oración del santo rosario, acompañe la obra de evangelización en el mundo”:

Decía Benedicto XVI:

“En nuestros días la misión necesita renovar la confianza en la acción de Dios y una oración más intensa para que venga su Reino, para que se cumpla su voluntad en el cielo como en la tierra.
Es necesario invocar del Espíritu Santo luz y fuerza, y comprometerse con decisión y generosidad para inaugurar, en cierto sentido, «una nueva época de anuncio del Evangelio... porque, después de dos mil años, una gran parte de la familia humana sigue sin conocer a Cristo, y también porque la situación en que se encuentran la Iglesia y el mundo presenta particulares desafíos a la fe religiosa» (Juan Pablo II, Exhort. ap. postsin. Ecclesia in Asia, 29). Por lo tanto me alegra poder animar el proyecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y de las Obras Misionales Pontificias que promueven el Año de la Fe. Este proyecto prevé una campaña mundial que, a través de la oración del Santo Rosario, acompañe la tarea de evangelización en el mundo y ayude a muchos bautizados a redescubrir y profundizar la fe”.

Para conocer más puedes leer el Documento Vaticano: "Rosarium Virginis Mariae"