• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

domingo, 27 de enero de 2013

... Ser niña en Benin

Infancia Misionera ayuda a paliar su orfandad y soledad.


En los últimos meses la Infancia Misionera, ha financiado en Benín diversos proyectos de ayuda a niñas, por ser ellas las más expuestas a las de por sí grandes dificultades que atraviesa la infancia en este país.

En Glazoué, en la zona de Dassa-Zoume, sor Gisèle Omores, y sus Hermanas de la Congregación de San Agustín llevan adelante un programa asistencial que atiende a 60 niñas que han escapado de matrimonios forzados, por lo que han sido abandonadas y, a efectos prácticos, son huérfanas. Se les han hecho llegar 4.650 euros que servirán para sus necesidades básicas. Las hermanas les enseñan un oficio que pueda darles salida en el futuro. Las mismas hermanas de San Agustín están a cargo de la “Casa de los Ángeles”, de Partago, - a la que Infancia Misionera ha enviado 2.200 euros - en la que 50 niñas tienen un hogar y reciben una formación.

En la diócesis de Djougou, los dos centros que lleva adelante la diócesis permiten que 256 niñas de zonas remotas reciban una educación, a pesar de la oposición familiar, puesto que su preparación es algo que sus padres no comprenden “porque son niñas”. Se han enviado a estos centros 7.700 euros.

En el Centro “La Providence" en Gaounga, las Hijas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús, han recibido 2.100 euros para afrontar gastos básicos del mismo. Las niñas reciben una preparación en costura, por lo que el dinero se destinará a la adquisición de una gran partida de hilo, lana y tejidos. El orfanato de Santa Teresa de Ávila en Ketou destinará los 3.850 euros enviados por Infancia Misionera a comprar máquinas de coser. Las 30 niñas del orfanato han sufrido situaciones realmente duras. También las 55 pequeñas acogidas en el hogar San José de Porto Novo han sufrido el haber nacido niñas. Han logrado huir de situaciones difíciles, de matrimonios forzados y de la prostitución. Las Hermanas Oblatas intentan hacerles olvidar lo que han pasado y darles un futuro. Los 5.400 euros que ha destinado para ellas la Infancia Misionera pagarán su escolarización en colegios de la zona, para que tengan, gracias a sus nuevas madres, una vida “normal”.

Estos proyectos son posibles gracias a la generosa colaboración de todos con la Jornada de Infancia Misionera. ¡¡Gracias por seguir colaborando!!