• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

lunes, 27 de enero de 2014

Los Niños Ayudan a los Niños

Ayer celebramos la Jornada de la Infancia Misionera en Ciudad Rodrigo.

Y lo hicimos, como ya es tradicional, caminando hasta Ivanrey. La jornada comenzó con niebla, que más tarde fue abriendo y dio paso al sol. En el Árbol Gordo nos reunimos más de cien niños, acompañados de padres, abuelos, catequistas, voluntarios de la Delegación de misiones, y nuestro Obispo, Don Raúl.

Tras la entrega de una chapa de Infancia Misionera a los participantes, salimos caminando hacia el Agregado de Ivanrey, el camino fue cómodo, custodiado en todo momento por la labor de la policía local, las risas y las canciones hacían salir a nuestro paso a los vecinos de las casas diseminadas en la zona.

Ya en Ivanrey, nos acomodamos en la iglesia, de la mejor manera posible, pues este año la capacidad de la misma fue desbordada por el número de asistentes, que acompañaban a los habituales de la misa dominical. 

En su homilía Don Raúl identificó nuestro caminar con la labor del misionero, que se pone en camino para llevar el evangelio a otros lugares, y tras un repaso al vídeo que ilustra este año la jornada: La revolución de Jeferson, (elaborado por la productora local Contracorriente Producciones, cuyo Promotor, Pablo Moreno, es precisamente vecino de Ivanrey), que hemos estado viendo todos en nuestras parroquias y colegios, nos habló de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera y su fundador.

Después de la Eucaristía, unos juegos para abrir boca, seguidos de la comida. 



Posteriormente participamos en la Gimkana preparada por la Delegación de Juventud, mientras los mayores visionaron el vídeo "El Milagro de Mao",  con un breve coloquio posterior, para después incorporarse a la Gimkana jugando como los pequeños, mostrando una gran animación.


Tras los juegos, retornamos a nuestro lugar de origen, donde llegamos aproximadamente a las cinco de la tarde. La Jornada fue un éxito, y todos los participantes disfrutaron de un día de convivencia muy ameno.

Más información, de la mano de los medios locales y del obispado en los siguientes enlaces: