• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

sábado, 29 de noviembre de 2014

PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO. "VIGILAD"

"Vigilad": Esta es la invitación que Jesús nos hace al comienzo del Adviento.Esta palabra permanecerá durante este tiempo junto a las velas que componen la corona, recordándonos que tenemos que estar vigilando, para que cuando llegue Jesús nos encuentre bien preparados.

       El Señor nos dice que viene a nuestro encuentro, que viene para quedarse con nosotros. Esto nos anima a tomar varias actitudes:

1.      Esperar alegres su visita.
2.      Estar vigilantes, en vela, despiertos.
3.      Preparar nuestra casa, nuestra alma, para acoger al que llega.
       Nos subimos a nuestra atalaya para fijar la vista en los caminos, porque sabemos que Él viene a nosotros, sabemos que la Luz está por llegar a nuestra vida. El tiempo  de adviento es un tiempo para ofrecer todos nuestros sentidos en la búsqueda de Jesús. De estar alerta como cuando esperamos una visita de alguien muy importante. Pero no sabemos la hora ni el día. Por eso, no podemos dormirnos. Se nos pide una vigilancia activa. No desfallecer en el intento, y buscar a Dios a pesar de nuestra limitación y cansancio.
       Como cualquier visita que llega a nuestra casa, tenemos que tomar la actitud de sanear y embellecer nuestro corazón, preparar la cuna a un recién nacido, ordenar nuestros pensamientos para que todo esté listo para su llegada.  
       Es un tiempo excepcional para intensificar la oración y recibir el sacramento de la reconciliación.
       Así que encendemos nuestra lámpara y caminamos con gozo por los senderos del Adviento.

Fuente: Adviento Misionero y Catequesis Diocesis Málaga.