• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

lunes, 21 de enero de 2013

Jornada de Oración con la Vida Consagrada


El Monasterio "Porta Coeli" se encuentra situado en El Zarzoso, Junto a la localidad de la Sierra de Francia, "El Cabaco".

Es uno de los cuatro monasterios de Clausura que tenemos en la Diócesis de Ciudad Rodrigo, en él vive una Comunidad de Franciscanas de la Tercera Orden Regular, en su mayoría de origen Mexicano, que irradia alegría, fe y Oración.

La Delegación De Misiones de Ciudad Rodrigo, los últimos Jueves de Cada mes, se desplaza a un Monasterio de Clausura, para Orar, junto con las religiosas, por las misiones. Este mes de enero, hemos adelantado la fecha al tercer jueves, día 24, semana previa al Día de la Infancia Misionera, para Orar en especial por esta Jornada, que celebraremos el próximo día 27.

Nos encontraremos donde siempre, en la plaza del Mercado, a las 16:15, para disponernos en los coches y partir para El Zarzoso, y esta vez, cita especial, además de la Oración de Vísperas tendremos una Eucaristía, celebrada por nuestro Delegado de Misiones, y participada por los demás sacerdotes que acudirán. Será a las 17:00 horas en el convento.

En los monasterios de clausura percibimos siempre la paz, la felicidad de estas monjas que buscan la santidad en su camino de oración. Ellas tras las rejas rezan por nosotros, y en palabras de nuestro misionero David, que se encuentra en Singapur: Somos nosotros quienes tenemos rejas. Ellas ven el mundo desde su Libertad.

Estar en el convento, orando con ellas, y compartiendo la fe, transforma a quienes participamos de estos encuentros. No solamente porque estos momentos de paz, que son fáciles de encontrar allí, lejos del bullicio de la ciudad y el correr de las actividades cotidianas aunque solamente sea durante unas horas, son para nosotros esperados. Sino también porque sorprende la alegría que derrochan, rezando, compartiendo un café, o cantando rancheras. 

Y es que realmente, allí, nos sentimos a las puertas del Cielo.